Inicio > Homenaje a Francisco Giner de los Ríos > 4. Las bibliotecas > 4.2. Las bibliotecas en las Misiones Pedagógicas

4.2. Las bibliotecas en las Misiones Pedagógicas

Misiones pedagogicasComo no podía ser de otra manera, no podíamos dejar de lado el servicio de bibliotecas que se creó para las Misiones Pedagógicas. El decreto constitutivo encomienda al Patronato el “establecimiento de Bibliotecas, fijas y circulantes”.

Este servicio de bibliotecas era para las Misiones el servicio fundamental y el proyecto en el que más se invirtió.

En las zonas rurales, con una gran tasa de analfabetismo, apenas existía este servicio, y si existía, las colecciones de sus bibliotecas provenían de las desamortizaciones, por lo que estaban atiborradas de libros viejos, en latín, sin valor bibliográfico, desactualizados e ilegibles.

El primer problema para este servicio fue la selección de las obras. Se trataba de escoger entre una copiosa producción bibliográfica, los libros adecuados, por su contenido, forma y presentación, con la idea de atraer al público hacia el placer de la lectura. Se dio importancia en las primeras colecciones a obras de contenido ameno, de tipo literario y no científico.

El Patronato no olvidaba la necesidad de ofrecer en sus bibliotecas libros de contenido elemental que pudieran satisfacer las necesidades y gustos de los diversos lectores.

Además de esto, la colecciones se completaban mediante sucesivas inclusiones de obras varias. Estas bibliotecas se dividían en dos bloques diferenciados:

  • Lecturas para adultos: se componían de una sección de autores literarios del momento junto con los más representativos del siglo XIX. Para encuadrarlos perfectamente incluían representaciones de autores universales y algunos clásicos españoles. Los autores más leídos fueron: Galdós, Valera, Pérez de Ayala, Cervantes y Quevedo entre los españoles; y Dickens, Tolstoi y Victor Hugo entre los extranjeros
  • Lectura para niños: estaba formada por una colección de cuentos clásicos, adaptaciones de obras maestras de la literatura, aventuras novelescas y autores contemporáneos. En esta sección los más solicitados fueron Perrault, los hermanos Grimm, Andersen, Hoffman, Las Mil y unas noches, y Homero y Dante en ediciones infantiles.

niñoa leyendo en las misionesMisionera

 

El envío de estas bibliotecas a los pueblos, generalmente en paquetes de cien volúmenes, incluía hojas para forrar los libros, indicaciones para su cuidado y su bueno uso para una conservación adecuada, y fichas para realizar los préstamos. Además se realizaba un seguimiento para ver su buen funcionamiento y poder conocer las obras más y menos leídas.

 

Bibliografía

Créditos de las imágenes